dilluns, 9 de març de 2015

DIFERENCIAS Y CONFLICTOS EN EL AIKIDO


Hace pocos años se celebró en Italia un debate organizado por un grupo de aikido en el cual fueron invitadas diferentes escuelas y diversas líneas de las mismas en algún caso como es la Aikikai.

Las líneas del debate se desarrollaron entre ¿Cúales fueron las claves del nacimiento y desarrollo del aikido?, Expansión y universalización del Aikido y Futuro del Aikido.

El debate, como muchas veces y en diferentes ámbitos, se desenvolvió no sin diversos puntos conflictivos entre algunos de los diferentes ponentes.

La principal tensión se produjo entre un representante que podríamos llamar “ortodoxo” de la Aikikai y otro del Iwama ryu, que tras la reciente escisión (en aquel momento) de estos últimos del Aikikai y las tensiones que tras la muerte de Saito Morihiro sensei se desarrollaron con la familia Ueshiba y el Aikikai que desembocó en la posterior salida de Saito Hitohira del ámbito organizativo de la casa madre.

Los debates llegaron a cierto punto de acritud con acusaciones más o menos veladas de traición y de deslealtad desde el representante “ortodoxo” hacia el representante de Iwama y, a su vez, un cúmulo de reproches del representante de Iwama ryu hacia el de Aikikai.

Avanzando el debate en el intervinieron con otras voces y otras situaciones otros ponentes de diferentes sectores de Aikikai y otras escuelas, entre ellas, Ki Aikido Italia, dando opiniones interesantes y observaciones que daban mucho a meditar.

Hacia el final del debate el miembro “ortodoxo” de Aikikai que había participado en el tenso debate con el miembro de Iwama ryu, contestando al ponente de del Ki Aikido y razonando reconocía que fue lamentable y penosa la perdida del maestro Tohei Koichi cuando marchó del Aikikai en 1974.

Ciertamente, fue una ruptura traumática, la salida de Tohei sensei y una parte importante de maestros de Aikido que lo siguieron.

Tras la perspectiva que da el tiempo, las cosas se ven de manera muy diferente. Se puede recordar y leer en algún documento histórico los enfrentamientos habidos entre Ueshiba Kishomaru (segundo doshu) y Tohei Koichi (instructor-jefe del honbu dojo) por las diferencias de enfoque de la enseñaza del aikido pero sobre todo por conceptos filosóficos básicos.

Después de cuarenta años de la partida de Tohei sensei para crear una nueva organización de aikido, la Ki no kenkyukai, ya se han superado muchas de aquellas tensiones surgidas tras la escisión aunque las relaciones organizativas formales se pueden decir que no existen.

Y es que el tiempo tiene su valor fundamental, no se siente lo mismo tras una reciente y traumática separación por dolorosa que sea que tras un largo periodo de tiempo, eso lo podemos comprender como personas adultas. La problemática puede surgir si los sentimientos de ira y rabia se alargan durante un largo tiempo, la búsqueda de confrontación por una parte hacia la otra parte puede ser un síntoma de que no se ha cerrado bien la herida, bien por que no se sabe cerrar, bien porque aun sabiendo, dominar las emociones es dificultoso o subyace algo más que no se quiere reconocer y la mente sigue buscando enfrentamiento.

Lo que hace cuatro décadas supuso un fuerte tráuma, tanto que las tensiones que se crearon llegaron, incluso, hasta graves amenazas a Tohei sensei por parte de importantes maestros, hoy con la perspectiva que tiempo da, se valora de manera muy diferente lo perdido y roto.

Llegado el caso, que familiarmente y por desgracia, suele suceder entre muchos grupos y organizaciones de Aikido cuando sucede algún tipo de separación, escisión o rotura de éstos, lo más apropiado sería el hablar lo menos posible si no hay un dialogo constructivo y con buena fe de crear una solución para ambas partes o mantener un silencio reparador hasta conseguir crear las condiciones dentro de nosotros con las que conseguir una respuesta aceptable para todos, libre de las cargas anteriores.

El silencio es un valor que es difícil gestionar, solamente la meditación puede ayudarnos, pero, si a pesar de ello, siguen habiendo en nuestro interior sentimientos de confrontación e ira, sería quizás mejor interiorizar aún más profundamente.

Siendo, el Aikido, un arte marcial que busca la armonía y se autotitula a si mismo como el “Arte de la Paz” no deja de ser un contrasentido todas aquellas luchas y conflictos que se generan en su seno muchas veces porque la libertad de cátedra y enseñanza es algo congenito en nuestro arte y a veces choca con otras causas más ocultas.

Si algo interesante y vivo tiene el Aikido es esa vitalidad y creatividad, pues siguen surgiendo brotes y ramas que desarrollan el arte y lo hacen crecer ya que esa expresividad está abierta, como todas las artes, a nuevas formas que nos gusten o no son nuevas plataformas donde el gran tronco del árbol del Aikido es cada vez más frondoso.

No tenemos que lamentarnos por la “disgregación organizativa”, sino al contrario alegrarnos por la vivacidad de un arte que se vislumbra como un gran camino con muchas sendas, más o menos paralelas, pero de una vitalidad que le confiere al gran árbol del Aikido una bella exhuberancia.









diumenge, 1 de març de 2015

LA VIDA ÉS COM EL TIR AMB ARC: EL BLANC ÉS DIFÍCIL 

PERÒ NO POTS VIURE SEMPRE  TENSANT  UN ARC 
SENSE UNA DIANA A LA QUAL APUNTAR

Una àliga fosca amb només una ploma blanca a la punta de l'ala volava alt, molt alt en corbes capritxoses, i des de terra amb una sola fletxa calia arrencar-li la petita ploma blanca sense ferir l'au. 
Va arribar el primer arquer al centre reglamentari, i el Mestre li va preguntar: "-què veus?" Va contestar: "Veig el públic, i la meva família i amics ...; veig el prat i les plantes i els arbres que m'envolten; veig els núvols al cel, i l'àliga que entre elles vola ". 

-Veus Massa", va dir el Mestre, i el va acomiadar. 

Va arribar el segon. "Què veus?" "Veig només el punt blanc de la ploma que he d'assolir amb la meua fletxa". 

-Veus Massa poc", va dir el Mestre, i el va acomiadar. 

Va arribar el tercer. "Què veus?" "-Més que veure, sent. Sent al meu voltant el públic que amb les seues veus i els seus gestos assenyalen el vol de l'àliga, sent en la meua pell la força i la direcció del vent que m'indica sense jo distreure’m, cap a on tendirà  a empènyer la meua fletxa, sent l'arc i la fletxa com a prolongació del meu braç i mà, i la ploma blanca al cel que es deixa acaronar des d'ací per la meua mirada ".

 -Tu estàs preparat ", va dir el Mestre, "pots llençar". 

Hi va haver un moment de murmuris i mirades, de brises i carícies, del so vibrant de l'arc segur i la trajectòria precisa de la fletxa veloç. Un moment en què el tot es va unir amb el tot, i arbres i núvols i rostres i mirades es van unir a la punta de la fletxa i en el floc blanc de la ploma que va baixar joiosa de satisfer a tots. 

"Quan tot és un, tot viu".

divendres, 30 de gener de 2015

Beppe sensei, seminari de aikido i ki 28 i 29 de març

Lugar: pabellón polideportivo de Alboraya.
Ciutat de l'esport Alboraia, calle san Isidro labrador, s/n.

Horarios:

Sábado:
10:00 a 12:00 Todos los niveles
12:00 a 13:00 Monitores y dan KnKAI


17:00 a 19:00 Todos los niveles
19:00 a 20:00 Monitores y dan KnKAI

Domingo*:
09:00 a 11:00 Todos los niveles
11:00 a 12:00 Monitores y dan KnKAI

Precios:
Kyu y principiantes: 40 €
Monitores y dan: 50 €

Monitores y dan, se ruega traigan las armas.
* Entre el dia 28 y 29 hay cambio horario. Atención!!

divendres, 19 de setembre de 2014

INICI DE TEMPORADA 2014/15 AL POLIESPORTIU DE BENIMACLET

Iniciem el nou curs amb un canvi de seu, a parti d'ara estarem al poliesportiu de Benimaclet.
Les classes i horaris com el curs passat dilluns i dimecres de 20:30 a 21:30 horas.

dissabte, 6 de setembre de 2014

¿ES SENSEI UESHIBA EL PADRE DEL AIKIDO MODERNO?



    Un artículo de ya hace unos años pero muy vigente e interesante de leer para conocer lo que el estudioso del aikido, Stanley Pranin, revela de sus investigaciones haciendo un análisis de la historia del inicio de lo que hoy conocemos como aikido sea cual sea la escuela que se practique. Una lectura interesante e imprescindible para conocer una historia que a veces se ha dejado de lado ciertos aspectos que no se han considerado interesantes y se han se han valorado más opiniones que se acercan más a la leyenda que lo qué fue la realidad del nacimiento y desarrollo inicial del aikido y de sus actores principales.



Artículo de Stanley Pranin.




   Tras practicar y estudiar aikido durante varios años, llegué poco a poco a una hipótesis que iba en contra del pensamiento convencional y de los testimonios de muchos shihan que afirmaban haber estudiado durante muchos años con el fundador del aikido, Morihei Ueshiba. A lo largo de los años había participado en muchos cursos impartidos en los EE.UU por maestros japoneses y también realicé varios viajes al Japón donde practiqué con bastantes de los maestros más conocidos. Mi teoría era simplemente que el aikido tal y como lo conocemos hoy en día no era el arte enseñado por O-Sensei, sino más bien alguna de las numerosas formas desarrolladas por estudiantes clave que estudiaron con el fundador durante periodos de tiempo relativamente cortos. Eso explicaría la considerable divergencia de los estilos, la cantidad relativamente pequeña de técnicas enseñadas y la ausencia de una perspectiva religiosa Omoto en las formas modernas del arte del aikido. No se trataba de una crítica hacia esas formas "modernas" del arte, sino más bien de una observación basada en la búsqueda histórica que iba en contra de la percepción común.

S. Pranin sensei y Saito sensei.
S. Pranin sensei y Saito sensei.
   Cuando me establecí de forma definitiva en Japón en Agosto de 1977, tomé la decisión personal de estudiar en Iwama bajo la dirección de Morihiro Saito sensei. En el fondo, lo que me atrajo hacia Iwama fue el énfasis en la firmeza y la precisión de la técnica, y la inclusión del aikiken y del aikijo en el curriculum de entrenamiento. Estoy seguro, también, de que la proximidad del templo Aiki, y el hecho de que en Iwama estaba radicado el dojo personal de O-Sensei como lugar de entrenamiento, fueron también factores determinantes.

   De la misma forma, debo decir que no consideraba que la técnica de Saito Sensei fuera una continuación totalmente fiel del aikido del fundador, sino que le consideraba más bien como el desarrollo de la técnica con su propio cuño. Ahora, haciendo una mirada hacia atrás, veo que incluía a Saito sensei en la misma categoría que maestros bien conocidos como Koichi Tohei, Shoji Nishio, Seigo Yamaguchi y otros tantos, todos ellos expertos, habiendo desarrollado estilos de enseñanza originales que, aunque inicialmente inspirados en Morihei Ueshiba, habían evolucionado en direcciones bastante diferentes.

O-sensei con Saito sensei.
   Recuerdo nítidamente que aunque mi habilidad con el idioma japonés fuera bastante limitada en aquella época, conseguí transmitir mis pensamientos a Saito Sensei sobre este tema y mis dudas respecto a que su aikido fuera el mismo que el del fundador tal y como aseguraba. Mi percepción se basaba en el hecho de que la técnica de Saito sensei parecía bastante diferente del aikido del fundador que había visto en películas. Saito sensei, muy divertido por mi escepticismo y también por mi desparpajo, al ser uno de sus estudiantes, me explicó con mucha paciencia que el motivo de mi confusión era que la mayoría de lo que se había conservado en las películas del fundador eran demostraciones. Me explicó que durante demostraciones públicas las técnicas del fundador eran muy diferentes de las que enseñaba en el dojo en Iwama. Saito sensei siguió insistiendo en que su responsabilidad era la de transmitir de forma fiel el aikido del fundador y que su intención no era la de desarrollar un "Saito-ryu aikido".

Original de Budo de M. Ueshiba
   A pesar de sus esfuerzos, yo seguí teniendo fuertes dudas sobre el asunto aunque nunca cuestioné mi total admiración por su habilidad técnica. Un día, dos años después de mi llegada, estaba realizando una entrevista a Zenzaburo Akawaza, que fue un uchideshi (alumno interno) de Morihei Ueshiba anterior a la guerra, de la época del Kobukan Dojo. El maestro Akazawa me enseñó un manual técnico publicado en 1938 y titulado "Budo" que yo nunca había visto antes. Contenía unas cincuenta técnicas demostradas por el fundador en persona. Mientras iba pasando las páginas del manual, me quedé asombrado de ver que la ejecución de varias técnicas como ikkyo, iriminage y shihonage eran prácticamente idénticas a las que había aprendido en Iwama bajo la dirección de Saito Sensei. El maestro Akazawa me prestó amablemente el libro y me apresuré a enseñárselo a Saito sensei.

Budo en versión inglesa.
   Recordaré siempre la escena cuando llegué a casa de Saito sensei para compartir con él mi nuevo descubrimiento. Para mi sorpresa, él nunca había visto u oído hablar de este libro. Se puso sus gafas de lectura y hojeó el manual, obsevando atentamente las secuencias técnicas. Me vi obligado en ese momento a pedirle disculpas por haber dudado de su afirmación que hacía todo lo posible por preservar las técnicas del fundador. Saito sensei se rio y exclamó, obviamente con gran gozo, "Has visto, ya te lo dije!". A partir de ese momento (aproximadamente 1979) hasta hoy, Saito sensei siempre viaja a sus cursos de aikido con una copia del libro "Budo" para utilizarlo como prueba y demostrar que la técnicas que realizaba provienen de las enseñanzas del fundador.

   Es obvio que también me vi obligado a admitir que existía al menos un profesor que divulgaba el aikido de una forma fiel a las enseñanzas originales del fundador. ¿Pero esto rebatía mi teoría general de que los estilos de aikido practicados ampliamente hoy en día tienen poco que ver técnicamente y filosóficamente con el arte del fundador? Considere lo siguiente. Si se acude a los dojos de cualquiera de los principales maestros, se percatará de que los movimientos de sus alumnos se parecen mucho a los de su profesor. Admitámoslo, serían malos estudiantes si no hubieran hecho todos los esfuerzos posibles por emular los movimientos de sus maestros. A menudo es posible discernir a los alumnos de un maestro en particular en el contexto de una demostración multitudinaria en la cual los participantes proceden de muchos dojos diferentes. ¿Pero, por qué existe tanta diferencia entre los estilos principales de aikido si todos los shihan estudiaron bajo la dirección directa del fundador?

O-sensei con Noro, Kisshomaru, Tohei y Tada.
   Algunos han dicho que el arte del fundador cambió mucho a lo largo de los años y que eso explica las diferencias en las técnicas de sus alumnos que estudiaron en diferentes épocas. Otros afirman que O-Sensei enseñaba cosas diferentes a estudiantes diferentes de acuerdo con sus carácteres y habilidades. Nunca me convencieron ninguno de estos dos argumentos. En realidad, cuando descubrí hace muchos años la película antigua de Asahi News de 1935, me sorprendió lo "moderno" que era el arte del fundador en esta etapa precoz. Además, el fundador solía enseñar a alumnos en grupo, no de forma individual, y eso por lo tanto no apoya la teoría de que adaptaba su instrucción a las necesidades de alumnos individuales.

O-sensei Ueshiba.
   No, yo creo que existe una explicación para esta divergencia considerable de estilos. Creo que se debe principalmente al hecho de que muy pocos de los estudiantes de O-Sensei entrenaron bajo su dirección durante un periodo de tiempo prolongado. Con la excepción de Yoichiro (Hoken) Inoue, sobrino de Ueshiba, Gozo Shioda, el fundador del Yoshinkan Aikido, y Tsutomy Yukawa, los uchideshi de O-Sensei de antes de la guerra estudiaron un máximo de quizás 5 a 6 años. Esto era ciertamente suficiente para llegar a ser competentes en el arte, pero no bastante para dominar el amplio repertorio técnico del aiki-budo con sus numerosas sutilezas. La mayoría de esos jóvenes vigorosos que se enrolaron como uchideshi se vieron obligados a hacer su servicio militar. Además, sólo unos pocos de esos primeros deshi reanudaron su práctica después de la guerra.

   Lo mismo puede decirse del periodo posterior a la guerra. Los iniciados de ese periodo incluyen a personajes tan conocidos como Sadateru Arikawa, Hiroshi Tada, Seigo Yamaguchi, Shoji Nishio, Nobuyoshi Tamura, Yasuo Kobayashi y posteriormente Yoshimitsu Yamada, Mitsunari Kanai, Kazuo Chiba, Seiichi Sugano, Mitsugi Saotome y varios más. Shigenobu Okumura, Koichi Tohei y Kisaburo Osawa forman un grupo bastante reducido en que practicaron solamente de forma breve antes de la guerra pero consiguieron un grado de maestro después de la Segunda Guerra Mundial. Ninguno de estos maestros permaneció por periodos largos estudiando directamente bajo la supervisión de O-Sensei. Esto puede parecer una afirmación muy osada pero observemos los hechos históricos.

   Antes de la guerra, Morihei Ueshiba utilizó como base el dojo Kobukan en Tokyo pero también estuvo
enseñando en el área de Kansai. En realidad, hubo una época que llegó a tener una casa en Osaka. A lo largo del tiempo ha llegado a ser evidente para mí, al escuchar los testimonios de los veteranos, que el
fundador se movía mucho y pasaba quizás de una a dos semanas cada mes fuera del dojo de Kobukan. También, hay que recordar que los primeros uchideshi fueron reclutados como profesores debido a la popularidad creciente del aikido y a las múltiples actividades de la Budo Senyokai promovida por el Omoto (Sociedad para la Promoción de las Artes Marciales) y dirigida por Ueshiba. Estos pioneros del aikido estudiaron durante periodos relativamente cortos, estuvieron en contacto con el fundador únicamente de forma limitada debido a sus habituales ausencias del dojo y ellos mismos se marchaban frecuentemente del dojo central para ejercer su magisterio.
O-sensei con Kisshomaru, Tohei, Saito y familia.

   Durante la guerra y en los años siguientes, O-Sensei se quedó en Iwama. Finalmente, a partir de principios de los años 50 reanudó sus viajes con visitas ocasionales a Tokyo y a la región de Kansai. Al final de los años 50 la frecuencia de sus viajes aumentó y parece que casi nadie sabía nunca dónde estaría en un momento dado. Dividía su tiempo entre Iwama, Tokyo y sus lugares favoritos en Kansai incluidas Osaka, Kameoka, Ayabe, su Tanabe natal y Shingu. Llegó a visitar Kanshu Sunadomari en el lejano Kyushu. Recuerdo escuchar a Michi Hikitsuchi sensei afirmar que O-Sensei visitó Shingu más de sesenta veces tras la guerra. Si consideramos que esto se refiere a un periodo entre doce a quince años, vemos que el fundador permanecía en Kansai una media de cuatro a seis veces al año.



Doshu Kisshumaru Ueshiba y Tohei sensei
Doshu K. Ueshiba y K. Tohei sensei.
El lector astuto se dará cuenta seguramente de a donde quiero llegar. O-Sensei no enseñó en Tokyo de forma habitual después de la guerra. Y cuando aparecía en el tatami, muy a menudo pasaba gran parte de la hora hablando de temas esotéricos totalmente incompresibles a la mayor parte de los estudiantes presentes. Los maestros principales en el Hombu Dojo en los años posteriores a la guerra eran Koichi Tohei sensei y el doshu Kisshomaru Ueshiba. Les ayudaban Okumura, Osawa, Arikawa, Tada, Tamura y la generación siguiente de uchideshi mencionada anteriormente.

  Quiero con esto dejar muy clara mi opinión. Lo que quiero decir es que Morihei Ueshiba NO era la figura principal que enseñaba de forma diaria en el Hombu Dojo. O-Sensei aparecía por allí a intervalos imprevisibles y a menudo sus enseñanzas se centraban en temas filosóficos. Tohei y Kisshomaru los que en mayor medida fueron responsables del contenido técnico y del desarrollo del aikido dentro del sistema Aikikai Hombu. Al igual que antes de la guerra, los uchideshi de los años posteriores enseñarían fuera del Hombu Dojo en clubes y universidades sólo tras un periodo relativamente corto de aprendizaje. También, durante este periodo se caracterizó por una "inflación de danes", promoviendo a muchos de los jóvenes maestros a un ritmo de un dan al año. En algunos casos, también se "saltaron" rangos. ¡Pero ése es un tema para otro artículo!

Pranin  con Saito sensei y Tohei sensei.

Edicion argentina años '60
   ¿Qué significa todo esto? Significa que la opinión general de que la propagación del aikido, ocurrida bajo la dirección personal del fundador, tras la guerra, es fundamentalmente errónea. Koichi Tohei y Kisshomaru Ueshiba se merecen la mayor parte del mérito y no así el fundador. Además significa que O-Sensei Morihei Ueshiba no estuvo seriamente implicado en la instrucción o la administración del aikido en los años posteriores a la guerra. Ya llevaba mucho tiempo jubilado y muy centrado en su entrenamiento personal, desarrollo espiritual, viajes y otras actividades sociales. También debería saberse públicamente que a pesar de su imagen estereotipada de hombre viejo dulce y bueno, O-Sensei también poseía unos ojos penetrantes y un fuerte temperamento. Su presencia no siempre era deseada en el Hombu Dojo debido a sus comentarios críticos y sus frecuentes arrebatos.

Tohei sensei.
  Esta es la verdad sobre este tema, tal y como me han dado fe numerosos testigos de primera mano. En el pasado, he insinuado algunas de estas cosas, pero sólo me he sentido bastante seguro recientemente para expresar mi opinión como resultado de la evidencia de peso recogida de numerosas fuentes cercanas al fundador. No puedo afirmar que estos comentarios ayudarán necesariamente a los practicantes en su entrenamiento o los acercará a sus objetivos, pero espero sinceramente que, al esclarecer claridad sobre un tema importante, así, las personas dedicadas al aikido tendrán un conocimiento profundo en el que basar sus opiniones. También espero que la figura clave de Koichi Tohei, que en los últimos años ha estado relegada a un papel periférico o totalmente ignorado, debería recibir el mérito que se le debe.



Stanley Pranin.


Publicado con la autorización del autor.

dijous, 12 de juny de 2014

CLASSE FI DE CURS

CLASSE FI DE CURS 14 DE JUNY 2014

Dissabte 14 de juny de 10 a 12 hores
es realitzarà la classe de cloenda de curs 2013/14 al poliesportiu El Cabanyal amb la participació de diferents instructors de la Ki no Kenkyukai Association International.